6 hábitos diarios que pueden causar enfermedades

De la cocina al patio, descubre las actividades comunes de la casa que podrían afectar su salud.

Dicen que el hogar es donde está el corazón. Pero lo que no saben es que también es donde el 65% de los resfriados y más de la mitad de enfermedades transmitidas por alimentos son contraídos. Las cosas que hacemos en la casa todos los días tienen un gran impacto en nuestra salud tanto a largo como a corto plazo. Aquí hay seis actividades comunes de la casa que puede estar haciendo que se enferme.

1. La esponja o fibra de la cocina

La cocina es el lugar mas sucio de nuestra casa. Esto es porque usamos diariamente y antes de cocinarlos o prepararlos, cadáveres de animales. La carne cruda puede tener a E. coli y la salmonella, entre otros virus y bacterias.

La mayoría de las personas limpian sus cocinas y su mesa después de una comida con la herramienta que se encuentra en casi todas las cocinas: la esponja. Además de los líquidos y la suciedad, la esponja de cocina comúnmente tiene E. coli y bacterias fecales, así como muchos otros microbios. Es la cosa más sucia sola en la cocina, junto con un trapo o jerga que solemos colgar.

La esponja de la cocina es uno de los objetos con mayor concentración de germenes y bacterias
La esponja de la cocina es uno de los objetos con mayor concentración de germenes y bacterias

Irónicamente, cuanto más se intenta limpiar las mesas con una esponja, más microbios  está extendiendo por toda la superficie. Las personas usan a menudo la esponja para lavar todos los utensilios y muebles de cocina, con el paso del tiempo la esponja acumula millones de bacterias que pueden causarte enfermedades.

Solución: Es recomendable lavar la esponja antes de limpiar con blanqueador y agua, con ello desinfectaremos primero la fibra.

Además, una vez que ha usado la esponja, asegúrate de dejar que se seque al aire. La Sequedad mata a los organismos. Otra forma de evitar que las bacterias se acumulen en la esponja es meter la esponja en agua hirviendo para que se mueran todas las bacterias al menos unas dos veces por semana.

2. El uso de la aspiradora

Limpiadores convencionales de vacío están destinados a recoger y retener grandes trozos de tierra, como las bolitas del polvo que vemos flotando en nuestros suelos. Sin embargo las bolsas de las aspiradoras son porosas y por ahí se escapan partículas diminutas que pueden causar alergias.

Alérgenos de las mascotas y el polvo del interior, que contiene las mayores concentraciones de sustancias peligrosas como metales pesados, plomo, pesticidas y otros químicos, se encuentran en mayores concentraciones en las partículas más pequeñas de polvo.

Solución: Busca una aspiradora con un aire de partículas de alta eficiencia (HEPA). A diferencia de las aspiradoras convencionales, los filtros HEPA son capaces de retener las partículas pequeñas y evitar que pasen a través de la contaminación y el aire que respiras en tu hogar.

3. Dormir con almohadas y un colchón

La persona promedio arroja 1,5 millones de células de la piel por hora y transpira un cuarto todos los días, incluso sin hacer nada.

Las células de la piel se acumulan en las almohadas y los colchones y los ácaros del polvo crecen y se establecen.

El colchón y almohadas son una fuente de ácaros
El colchón y almohadas son una fuente de ácaros

Si eso no es  suficiente para ti, un colchón dobla el peso cada 10 años debido a la acumulación de cabello humano, las secreciones corporales, pelo y la caspa, el molde de hongos y esporas, bacterias, sustancias químicas, polvo, hilachas, fibras, los ácaros del polvo, partes de insectos, y una variedad de partículas, incluyendo las heces del ácaro del polvo. Después de cinco años, el 10% del peso de una almohada es ácaros del polvo. Esto es lo que estás inhalando mientras duermes.

Solución: Cubre tus colchones, y almohadas con cubiertas impermeables en el exterior.

También se sugiere que se laven las sábanas semanalmente en agua caliente. Asegúrate de que el rango de temperatura del agua es de entre 130 a 150 grados Fahrenheit.

4. La carne para asar

En el verano es muy común asar carne, esto crea compuestos cancerígenos hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) y las aminas heterocíclicas (HCA).

Cuando gotas de grasa de la carne sobre la parrilla caliente, se prende fuego, y produce humo, forma HAP.

Eso es lo que figura en el que la marca de aspecto delicioso carbonizados que todos buscamos en nuestra hamburguesa. HCA se forman cuando la carne se cocina a altas temperaturas, que pueden ocurrir durante un proceso de cocción de interior también.

Cuando gotas de grasa de la carne sobre la parrilla caliente, se prende fuego, y produce humo, forma HAP
Cuando gotas de grasa de la carne sobre la parrilla caliente, se prende fuego, y produce humo, forma HAP

Solución: Usar papel aluminio puede mantener la carne libre de esas partículas que pueden causar cáncer.

Envolver la carne en papel de aluminio con agujeros en él permite que la grasa se escurra, pero limita la cantidad de grasa que llega a las llamas y regresa a la carne. Algunos de los excesos de grasa también puede ser eliminado por los primeros cortes de carne y cocinar en el microondas elección de la carne que son más delgados. Existe alguna evidencia de que marinar la carne puede reducir la cantidad de HCA formado.

5. Abrir las ventanas

Cuando el clima se vuelve agradable, muchos de nosotros abrimos las ventanas para respirar el aire fresco de primavera. Pero eso puede ser un movimiento poco saludable, teniendo en cuenta la combinación de las alergias estacionales y mala calidad del aire de muchas ciudades a lo largo de algunas ciudades industrializadas. Según un reciente informe de la Asociación Americana del Pulmón, el 40% de los mexicanos están respirando aire contaminado. Y la contaminación dentro de nuestros hogares puede ser peor que en el exterior.

Solución: Cierra las ventanas y enciende el aire acondicionado. Todos los sistemas de aire acondicionado tienen un filtro que protege a los equipos mecánicos y los mantiene limpios de escombros.

Pero al igual que con la aspiradora, estos filtros sólo se pueden capturar las partículas más grandes.

También puede valer la pena la inversión. Un estudio reciente publicado demostró que el aire más limpio puede incrementar hasta cinco meses la vida de una persona.

6. Sentarse frente al televisor

Sentado delante de la televisión se ha convertido en un pasatiempo nacional y uno de los comportamientos menos saludables, sobre todo porque a menudo se realiza, mientras se consumen alimentos con alto contenido de calorías.

El estar sentado durante largos periodos de tiempo consumiendo alimentos altos en grasas de origen animal corremos el riesgo de padecer obesidad morvida.

El exceso de peso corporal nos pone en mayor riesgo de enfermedades cardíacas, cáncer, artritis, y un sinnúmero de otras enfermedades.

Solución: Apague el televisor, guarde la bolsa de papas fritas, y vaya a caminar por el parque.

No olvides compartir
  •   
  •   
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *