6 cosas que las personas con ansiedad quieren que sus seres queridos sepan

6 cosas que las personas con ansiedad quieren que sus seres queridos sepan

6 cosas que las personas con ansiedad quieren que sus seres queridos sepan

Las personas que sufren ansiedad, saben perfectamente lo difícil que resulta estar cerca de ellos.

Sin embargo hay siete cosas que las personas que padecen este trastorno les gustaría que las personas cercanas sepan y que difícilmente se atreven a decir.

1. No te lo tomes personal.

Para una persona con ansiedad, puede resultar agotador pensar en todo lo que ha hecho mal o las cosas en la que se ha equivocados en ocasiones ellos desean sentarse y llorar, también es posible que no se interesen en las actividades de un amigo o ser querido, seguramente van a criticarte sin merecerlo, incluso pueden ponerse nerviosos pensando que su amigo(a) o pareja dejara de quererlos, aunque la contraparte ni siquiera lo considere.

La depresión, ansiedad y tu tiroides

Cuando convives con una persona ansiosa, recuerda que no debes tomártelo personal. No es tu culpa. Ellos seguramente no desearon hacerlo. y lamentan cualquier ofensa que probablemente cometieron, quisieran estar bien, pero no están bien con su estado de ánimo.

2. No trates de convencerlos sobre sus emociones.

Para una persona cercana a un paciente con ansiedad, es normal tratar de ayudar a liberar miedo o tristeza de su ser querido, aunque a veces es positivo, a veces ellos no saben la razón por la cual están preocupados y no saben como controlar esa parte irracional de sentir miedo constantemente. Pero hay una delgada línea entre intentar ayudar y tratar de convencer.

6 cosas que las personas con ansiedad quieren que sus seres queridos sepan
6 cosas que las personas con ansiedad quieren que sus seres queridos sepan

Nunca digas que  las preocupaciones no existen, tampoco les digas que si dejan de pensar en «esas cosas» dejarán de sentirse así. Todo lo que hace es hacerlos sentir como si estuvieran quebrantados, que hay algo malo en ellos y que nadie puede comprenderlos.

3. Se sienten agradecidos por contar contigo.

A menudo, las personas ansiosas son etiquetadas como pesimistas. Y eso es realmente bastante comprensible. Son personas bastante talentosoa para llegar a la peor conclusión posible casi instantáneamente. Pero eso no siempre es lo que soon De hecho, muchos de ellos sos bastante optimistas ante los ataques de ansiedad. Aman nuestra vida, y estaan agradecidos por lo que tienen, y especialmente agradecidos por contar con familiares y amigos que están cerca de ellos.

No siempre quieren centrarse en lo negativo, pero a veces no pueden evitarlo.  Para ellos tú eres la luz al final del túnel. Recuerda que tú eres el que más trata de comprender, quien trata de conocer a su ser querido dentro y fuera y aún está dispuesto a quedarse.

4. Agradecen que trates de ver las cosas dese su perspectiva, aunque no siempre lo hagas.

Como alguien que no sufre de ansiedad, sabemos que difícilmente podrá comprender completamente lo que ocurre. Sabemos que a veces puede parecer una locura, y estamos seguros de que puede ser frustrante tener que dejar todo y calmarnos.

Pero cada vez que respondes mensajes de texto temerosos con consuelo y amabilidad, o los llevas a otra habitación para preguntarles sobre su preocupación, o simplemente estas ahí, de forma constante, solidaria, sin cuestionar la forma en que se desenvuelven. . . Ellos no pueden expresar cuánto significa eso, porque la mayoría de los amigos tienden a alejarse o evitarlos.

5. Desearían poder presionar un botón y solucionar todo, pero no pueden.

Aunque parezca lo contrario, una persona con ansiedad no desea centrarse en lo que podría salir mal. No quieren ser negativos, ni bajar el ánimo, ni pensar en cosas que a un extraño le pueden parecer poco. No están tratando de llamar la atención. Saben cómo suenan algunas veces, y desean poder presionar un botón y apagar todo lo malo. Pero es solo una parte de lo que son.

6. Su condición no los define.

El tener ansiedad y puede ser parte de las personas. Pero también lo son sus pasiones, sus caprichos, su personalidad. La ansiedad es una de las innumerables partes. Todavía pueden reír. Aún sienten el viento en su cabello. Pueden apreciar una taza de café humeante temprano en la mañana, o el sol calentando nuestra su piel en el verano. Pueden amar como cualquier otra persona.

Recuerda que una persona con depresión o ansiedad esta siendo confundida por procesos anormales en su química cerebral, no es su deseo ser o estar con ese humor. Decirle «échale ganas» tal vez es la peor de las recomendaciones que podemos darle. Ya que su bienestar no esta las ganas que tenga, sino en como su cerebro reacciona al medicamento o tratamiento que tenga.

No olvides compartir
  •   
  • 2
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *