6 errores que cometes cuando estas deprimido o tienes ataques de pánico

6 errores que cometes cuando estas deprimido o tienes ataques de pánico

Para los pacientes afectados por esta condición, la primera vez que experimentan ataques de pánico,  es tal vez una de las sensaciones mas desagradables que pueden recordar, una sensación difícil de describir, algo entre terror y ansiedad que hacen sentir al afectado realmente mal.

La forma más precisa en la que los pacientes lo describen es una especie de horror animal.

La sensación es tan profunda y abarcadora que los hace sentir como si nada más existiera, es un miedo que recorre por todo el cuerpo que incluso puede causar rigidez y sudoración, según relatos de pacientes.

6 errores que cometes cuando estas deprimido o tienes ataques de pánico
6 errores que cometes cuando estas deprimido o tienes ataques de pánico

El aspecto más extraño y por lo tanto aterrador del miedo es que no no hay una razón aparente, es decir, puedes estar en lugar mas tranquilo, agradable y seguro del mundo, y puedes tener esa sensación de miedo.

A partir del primer ataque, muy posiblemente comenzaran los episodios de depresión y ansiedad, acompañados de insomnio y otros problemas de salud.

¿Insomnio? 5 tips para dormir mejor

El tratamiento que los psiquiatras recomiendan, involucra medicamentos antidepresivos, acompañados en muchos casos de terapia psicológica. La lucha es constante y siguiendo las recomendaciones de los médicos es factible lograr que los episodios y ataques de pánico no atormenten mas.

Algunos pacientes comenten algunos errores que ellos mismos describen, y aquí te dejamos 6 comunes errores que se comenten cuando estas deprimido o tienes ataques de pánico.

1. Resistir.

Cuando te sientas de mal humor, deprimido o con pánico, tu primer deseo es deshacerte de él lo más rápido posible, para cambiar el estado de ánimo “malo” en uno “bueno”. Esto es natural; es cómo estamos hechos. Pero con demasiada frecuencia estos intentos solo empeoran las cosas.

La resistencia les obliga a pensar constantemente sobre la condición que padecen, a enfocar toda la atención en ella, y sentirse mal porque no va a desaparecer, a esperar en tensión para obtener alivio.

La verdad es que no puedes controlarlo. Intentar que la condición esté “bajo control” a menudo provoca estrés adicional y malos sentimientos no deseados. A veces es mejor dejar que pase y dejar de resistir.

Si te relajas y dejas que la depresión o pánico venga sin tratar de controlar nada, aceptando que solo son sentimientos temporales que pasarán a su debido tiempo, las cosas se vuelven mucho más fáciles.

2. Sentirse mal por “sentirse mal”.

Es natural que los pacientes tengan pensamientos como “Voy a morir o volverme loco”, “Esto nunca terminará” y “Odio que no pueda disfrutar de la vida como otras personas; Me siento completamente miserable “.

La mente comienza a agregar nuevos miedos y emociones negativas a la depresión que padecen. Desafortunadamente estos miedos y sentimientos terminan constituyendo la parte principal de esta condición.

En realidad, es la mente, no la depresión y el pánico en sí mismos, lo que hace que cada episodio sea insoportable.

Intente el siguiente experimento: Si te sientes abrumado por un ataque, intenta simplemente observarlo sin quedar atrapado o evaluándolo de ninguna manera. Solo míralo en su forma pura, sin ningún pensamiento. Intenta notar en qué partes del cuerpo lo perciben y cómo aparece y desaparece.

De esta manera, eliminarás de tu mente la fórmula de la angustia. Notarás que tan intensos o leves son, incluso sería importante levar un registro de estos ataques, describirlos y categorizarlos, con el paso del tiempo te darás cuenta que al conocerlos no tendrán el mismo efecto negativo en ti.

Cuando dejas de alimentar la depresión con miedos y pensamientos, es mucho más fácil deshacerse de ella.

3. Comparando.

“¡Todo era tan bueno cuando no estaba deprimido! Qué momento tan increíble fue, y qué horrible es ahora. ¡¿Por qué no puedo regresar ?! “Estas son las cosas que mucha gente piensa, pero tales pensamientos solo traen daño.

Si se desea vencer la depresión o el pánico, debes dejar de comparar . Olvida que hay un pasado y un futuro. Lo que sucedió ha sucedido. No pienses en ello, y en cambio vive en el aquí y ahora.

Comienza con lo que tienes, y no pienses en cómo fue todo antes. Aprende a vivir en el momento presente hará que la depresión o pánico sea mucho más soportable.

4. Hacer preguntas sin sentido.

Muchas personas pasan horas haciéndose todo tipo de preguntas: “¿Cuándo terminará esto?” “¿Por qué yo?” Y “¿Qué he hecho para merecer esto?”

Para hacer uso de una conocida parábola budista, estas preguntas son tan útiles como tratar de descubrir la fuente de la flecha que te cegó: simplemente no es tan importante. Lo que se necesita saber es cómo sacar la flecha.

Las preguntas del tipo ” ¿Por qué a mí ?” Solo empeoran su condición, lo que obliga a quejarse y enojarse por algo que ya sucedió. Concentrate en lo que ayudará a superar la depresión y no te molestes en hacer preguntas que no sirvan para este propósito.

5. Creyendo tus miedos.

Algunos pacientes creen que de debido a que experimentan temor ante la idea de salir, conocer gente o ir a la clandestinidad, significa que algo malo va a suceder. No hay nada sorprendente en esto, porque la naturaleza ha creado el miedo para advertirnos del peligro. Estamos hechos de tal manera que instintivamente creemos en este miedo y respondemos a él.

Sin embargo cuando padeces depresión, el miedo casi nunca surge debido a una amenaza real. Por ejemplo, el miedo a perder la cabeza o sofocarse durante un ataque de pánico es simplemente falaz. Deja de creer en este miedo. Lo que sea que le temes en estos momentos no va a suceder.

El miedo que se siente durante los ataques de pánico no sebe a un hecho real
El miedo que se siente durante los ataques de pánico no sebe a un hecho real

El miedo no es más que un sentimiento, una reacción química en la cabeza. Si te sientes abrumado por el terror cuando te hundes en la clandestinidad, eso no significa que haya algo horrendo al acecho. Es como una alarma de incendio que no funciona bien, solo porque se está apagando no significa que en realidad haya un incendio.

Así que deja de escuchar tu “alarma interna” cada vez que se apaga. No le prestes atención: sal, conoce nuevos amigos, sube a un avión y deja que la alarma siga sonando. Tampoco debes intentar “apagarla”, ya que esto no siempre funciona. Simplemente ignórala. En otras palabras, deja de tomar tu miedo como algo real.

6. Buscar las razones de depresión en el mundo exterior.

Un error que muchos cometen. Pensar que mi malestar estaba vinculado únicamente a la forma en que el trabajo o la vida transcurrían. Creer que cambiar eso te hará feliz.

Sin embargo, con ayuda de meditación, te das cuenta de que todo lo que necesitas para ser feliz esta dentro de ti, pero también dentro de ti esta todo lo que te esta haciendo sufrir.

Para luchar de manera exitosa en contra de la depresión, es necesario deshacerse de los factores internos que lo causan.

Es inútil seguir pensando que: “Si tengo un nuevo trabajo, todo va a ser fácil”, o “Si me deshago de todo lo que me da miedo, ya no habrá nada que temer”. . Tu depresión y miedos residen dentro de ti, así que donde sea que estés, ellos también serán proyectados al mundo exterior.

Por supuesto, esto no significa que no debas esforzarte por mejorar tu vida. En primer lugar, sin embargo, debe dirigir los esfuerzos hacia adentro.

La depresión, ansiedad y tu tiroides

Conclusión: actuar en contra de lo que sientes como sentido común.

La razón por la que los pacientes con ataques de pánico comenten estos errores es que cuando la depresión o el pánico se apoderan de ellos, comienzan a pensar y actuar de la manera en que nos lo dicen nuestros instintos y nuestras intuiciones. “Ten miedo, escapa, resiste, el peligro te espera en todas partes, estás atrapado”.

Sintonizar esto durante un ataque de depresión agrava la situación. Esto se debe a que la mente, emociones e instintos están fuertemente condicionados por la depresión, por lo que escucharlos es como escuchar la voz de un demonio malicioso e invisible que intenta llevarte a la ruina.

Para liberarte de la depresión de una vez por todas, debes abandonar todas tus nociones de sentido común; abandonando tu sentido de la razón, debes actuar en contra de ellos.

Resistirse a la depresión no es la opción. Acepta tus miedos y permíteles simplemente pasar; no te dejes atrapar por ellos y no les creas; no compares tu situación actual con la situación anterior: todas las cosas que te parecen ilógicas cuando te encuentras en estado de terror o depresión intensa.

Lo que se esta aconsejando puede parecer lo opuesto de lo que el instinto alienta a hacer. Pero es precisamente porque la gente continúa dando crédito y obedeciendo a estos sentimientos que la depresión es una queja tan extendida. Se que actuar de manera paradójica para deshacerte de él.

No olvides compartir
  •   
  •   
  • 1
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

1 thought on “6 errores que cometes cuando estas deprimido o tienes ataques de pánico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *