10 Mitos y Verdades sobre la disfunción eréctil

[:es]10 Mitos y Verdades sobre la disfunción eréctil

Las 3 principales causas de disfunción eréctil

La disfunción eréctil, que se define como la incapacidad de lograr y/o mantener una erección. Tiene una complejidad de causas, que pueden abarcar trastornos nerviosos, problemas vasculares y el consumo de algunos medicamentos.

Por eso aquí te dejamos las 3 principales causas de disfunción eréctil

1. Trastornos nerviosos

Trastornos nerviosos causan disfunsión eréctil
Trastornos nerviosos causan disfunsión eréctil

Los nervios son los portadores de la señal que transmite información del cerebro a los tejidos del pene.

Debidamente alertado, los vasos sanguíneos se abren, lo que permite que la sangre corra al pene para endurecerlo. Sin embargo, si hay un problema con estos nervios, ya sea por el tratamiento de algún padecimiento de la próstata (cirugía o radioterapia) o por enfermedades que afectan a los nervios, estos mensajes no son entregados correctamente.

El resultado es una erección fallida o la ausencia de la misma.

Una causa importante de los problemas del nervio peneano es la diabetes. Un trastorno crónico generalmente causado por una alteración de la utilización de la insulina, la sustancia hormonal fabricada por células especiales en el páncreas. Actualmente se estima que del 35 al 75% de los hombres con diabetes sufren de disfunción eréctil.

Más de la mitad de los hombres con diabetes experimentan el inicio de la disfunción eréctil dentro de los 10 años posteriores al desarrollo de la enfermedad.

Tener una predisposición genética y ser obeso son los factores más importantes para la diabetes. La diabetes afecta de forma negativa a los nervios. Lo que hace progresivamente más difícil que los impulsos nerviosos lleguen al pene.

En algunos casos, la diabetes ofrece una doble amenaza. Además de dañar los nervios, también puede fomentar la aterosclerosis en los vasos sanguíneos. Lo que hace que se bloqueen e interrumpan el flujo de sangre al pene.

Otra situación en la cual los nervios delicados pueden dañarse, causando problemas de erección. Cuando se realiza una cirugía para extirpar de la parte inferior del recto o el colon. Algún cáncer colorectal o cuando se administra radioterapia en el área pélvica. La esclerosis múltiple (un trastorno progresivo del sistema nervioso) y la enfermedad de Parkinson (un síndrome cerebral degenerativo) también crean trastornos neurológicos que pueden provocar disfunción eréctil.

Otras interrupciones nerviosas pueden desencadenarse por una cirugía de espalda o por una hernia de disco en la parte baja de la espalda.

10 Mitos y Verdades sobre la disfunción eréctil

2. Problemas vasculares

La causa principal de las dificultades de erección vascular generalmente proviene de problemas con las dos arterias cavernosas profundas, o las arterias más grandes que alimentan la sangre a estos vasos cavernosos.

Un hombre que experimenta problemas vasculares puede encontrar que sus erecciones se vuelven menos firmes de lo que alguna vez fueron. Comenzará con una erección fuerte, pero durante el curso de la actividad sexual comenzará a perder rigidez. Con el tiempo, puede comenzar a experimentar dificultades para tener una erección.

El culpable es con mayor frecuencia el estrechamiento aterosclerótico, que disminuye el flujo sanguíneo a través de las arterias. Este estrechamiento arterial, que comienza cuando los hombres tienen entre 20 y 30 años. Esto se debe principalmente a una dieta alta en grasas, predisposición genética, colesterol alto en la sangre o una combinación de los tres factores.

A medida que el bloqueo progresa lentamente a través de los años, las arterias no pueden dilatarse lo suficiente como para permitir un mayor flujo de sangre al pene.

3. Medicamentos

Algunos medicamentos pueden ser causantes de disfunsión eréctil
Algunos medicamentos pueden ser causantes de disfunsión eréctil

En muchos casos, la disfunción eréctil es un efecto secundario de algunos medicamentos recetados.

Más de 200 medicamentos pueden comprometer seriamente las erecciones y el rendimiento sexual. Los culpables más comunes son los medicamentos para la presión arterial alta, dolencias cardíacas y alergias. Los medicamentos utilizados para combatir la depresión, especialmente los inhibidores de la recaptación de serotonina (ISRS), como Prozac, Zoloft y Paxil, pueden ser los culpables.

Con frecuencia, si un hombre toma más de un medicamento, uno para la hipertensión y otro para la depresión, por ejemplo, los efectos perjudiciales son acumulativos y pueden provocar la pérdida completa de la función eréctil.

Otras importantes causas de disfunción eréctil

Los andrógenos (testosterona) mejoran pero no son esenciales para las erecciones. Hasta el 20% de los hombres mayores que tienen niveles de testosterona en la castración después del tratamiento para el cáncer de próstata aún pueden mantener las erecciones. Los niveles bajos de testosterona pueden disminuir la libido (deseo de actividad sexual).

La libido a la baja: ¿Qué causa un pobre deseo sexual?

Aunque los suplementos de testosterona para hombres con niveles bajos de hormonas pueden aumentar su impulso sexual, casi nunca aumenta la capacidad de tener una erección.

Los fumadores

La nicotina, un ingrediente químico clave en los cigarros, disminuye el flujo arterial y bloquea la relajación del músculo liso en los tejidos del pene.

Finalmente, existe la creencia obsoleta de que los problemas psicológicos son una de las fundamentales la causas de disfunción eréctil. Si bien hay hombres que sí tienen componentes psicológicos serios para su disfunción eréctil. La mayoría de estos hombres también tienen una causa fisiológica. La parte psicológica a menudo es una respuesta a su disfunción eréctil, que se manifiesta como depresión o ansiedad. Es raro que los problemas psicológicos sean la única causa de la disfunción eréctil.

No olvides compartir
  •   
  •   
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *