¿Un simple granito o herpes genital?

¿Un simple granito o herpes genital?

Si te estás bañando en la ducha y sientes un bulto o algo raro, aquí te damos una explicación saber si se trata de herpes genital o bien se trata de solo un grano.

Es completamente natural tener manchas como espinillas en partes del cuerpo que no sean la cara. Aún así, si aparece un grano en tus genitales o alrededor de ellos, sería comprensible que por un momento te de pánico y crees haber contraído herpes.

En caso de duda, el mejor consejo es consultar al médico.

Las espinillas y las llagas asociadas con el herpes genital a menudo aparecen con diferentes características.

Podrías sentir alrededor o usar un espejo para ver más de cerca y tranquilizar tu mente.

Los estudiosos y expertos en enfermedades de transmisión sexual, describen los síntomas típicos del herpes genital como: una o más ampollas en o alrededor de los genitales, el recto o la boca. Las ampollas se rompen y dejan heridas dolorosas que pueden tardar semanas en sanar.

¿Un simple granito o herpes genital?
¿Un simple granito o herpes genital?

Esas ampollas en el brote son blancas, y luego se ponen rojas. Después de que las ampollas se rompen y supuran o sangran, se rasparán a medida que el sitio cicatrice.

También existen álbumes fotográficos que comparan las ampollas clásicas del herpes con las espinillas. Las espinillas con vello encarnado, diversas picaduras de insectos y una irritación por afeitarse.

Cómo tener una vida sexual sana si padeces herpes

Cuando un bulto extraño(grano) aparece de repente en el área genital el primer pensamiento que viene a la mente de la mayoría de las personas sexualmente activas es si se trata de una enfermedad de transmisión sexual y quieren saber si ese pequeño bulto es una signo de algo peor que una espinilla. Esperar un momento para ver cómo progresa la protuberancia puede ayudar. En algún momento, las ampollas genitales del herpes se asemejan a las espinillas. Pero cuando se trata de herpes estos granitos van acompañados de otros síntomas, que con un granito no tendrías.

Y a diferencia de otras imperfecciones, el herpes puede venir acompañado de otros síntomas corporales. Cuando se trata del primer brote, los síntomas pueden venir con fiebre, dolor e inflamación de las glándulas. Similar a lo que experimentarías al tener gripe o resfriado común. En los brotes posteriores, podría haber ardor, hormigueo y comezón donde la infección ingresó por primera vez en tu cuerpo, así como dolor en la mitad inferior. Sin embargo, las recurrencias generalmente son menos dolorosas que el brote original, y las llagas generalmente cicatrizan más rápido.

Si crees que tienes herpes, intenta no tocar los granos. Es probable que si rascas otra parte de tu cuerpo, podrías contagiar la infección, incluso a los ojos.

Sin embargo, y desafortunadamente existen personas que tienen herpes genital pero no lo saben porque los síntomas son muy leves.

Si no haz tenido contacto sexual, las posibilidades de padecer herpes genital son escasas. Debido a que el virus muere rápidamente fuera del cuerpo, es casi imposible contagiarse a través del contacto con inodoros, toallas u otros objetos utilizados por una persona infectada.

No olvides compartir
  •   
  •   
  • 6
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    7
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *